Las “reglas de oro” de Steve Jobs para tener mejores reuniones

El cofundador de Apple implementó una serie de “reglas de oro” para que las reuniones laborales no sean una pérdida de tiempo. Entérate cuál es la clave del éxito.

Steve Jobs, cofundador de Apple y célebre por su practicidad, encontró una solución perfecta y sencilla al problema de la productividad de las reuniones laborales. A 11 años de su fallecimiento, te contamos cuáles son las reuniones que el empresario aconsejaba tener y cuáles aseguraba “innecesarias”, además de la duración ideal de cada una.

El máximo accionista individual de The Walt Disney Company comprobó que su método funciona a la perfección, al punto de que hoy en día personas como Elon Musk, Jeff Bezos y Sheryl Sandberg siguen sus pasos.

Steve Jobs.

Steve Jobs.

3 reglas que Steve Jobs usaba en todas sus reuniones

Reuniones idealmente de tres a cinco personas

Uno de los motivos por el cual fallan los encuentros laborales es por la cantidad de gente que participa ya que eso representa más posibilidades de interrupciones, ruidos y malos entendidos.

El creador de Apple implementó está regla de manera pública el día que fue invitado a la Casa Blanca, junto a Barack Obama y varios funcionarios de Estados Unidos. Pero rechazó la invitación por la larga lista de invitados.

Por su parte, Elon Musk -CEO de SpaceX y Tesla- aplica este método alentando a que las personas que fueron invitadas a una reunión y no estén aportando se vayan del encuentro. “No es de mala educación irse. Es de mala educación hacer que alguien se quede y pierda el tiempo“, explicó el empresario.

blank

Organizar una agenda corta: no más de tres puntos

Una reunión debe estar compuesta por tres puntos claves a tocar. En caso de que se planifica una que tenga más temas en la agenda, lo que va a generar es que los participantes pierdan la concentración.

Además, cuando se habla de incontables temas, se puede terminar poniendo el foco en temas que no son verdaderamente relevantes por las discusiones que se generan. Entonces, al final, nadie va a recordar lo que se buscaba informar en un principio.

blank

“El proceso se convirtió en un curso de posgrado sobre cómo pensar en los negocios”, recordó el exempleado de Jobs.

Reuniones cortas: no más de 30 minutos

Para que una reunión laboral funcione al 100%, resulta esencial que sean breves. Aquello va a garantizar que los participantes no pierdan la atención retengan la información que se habló durante esos minutos. Además, permitirá que no haya tiempo disponible para ningún tipo de distracción.

En ese sentido, se comenta que Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Meta, finaliza las reuniones a los pocos minutos de haber iniciado si siente que se realizó todo lo necesario.